Caminos de ejércitos y ermitas

Información

Dificultad
Baja
Distancia
9.50 km
Desnivel
200 m
Duración
2 h 15 min

Recomendaciones:

El camino de la Llisera tiene un marcado atractivo geológico. La potencia del Montsant es muy manifiesta, algunos tramos un poco aéreos. No es un camino peligroso, pero hay que ir atento, especialmente si se va con niños. Es recomendable evitarlo en las horas más calurosas del verano.
 

Descripción:

Se sale de Albarca en dirección al Montsant [1] hasta llegar al cuello de los “Hostalets”. [2] El nombre del lugar proviene de los antiguos hostales que había al pie del camino real de Reus a Lleida, de los que aún quedan restos en ruinas.

Se va a la izquierda, siguiendo el camino real en dirección a Cornudella. En este tramo también se conoce como camino de la Llisera. [3] Se planea entre bloques caídos de los riscos y margas coloreadas. Se siguen las marcas blancas y rojas del GR 174 hasta llegar a una amplia collada señalizada. [4] El camino de la Llisera continúa planeando hacia la ermita de Sant Joan del Codolar. Se deja y se va a la izquierda, bajando, siguiendo el camino real, que en este tramo también se denominado camino de los Cartoixans, señalizado con las marcas amarillas de la Red de caminos del Priorat. [5]

Este tramo de camino de herradura desemboca en uno más amplio y en el llamado rincón del Carro. [6] Se sigue abajo y enseguida se encuentra una bifurcación. Se va a la derecha, siguiendo las marcas amarillas por un camino que pasa a ras del muro de un bancal y que se estrecha más. [7] Se dejan a ambos lados caminos que llevan a fincas hasta desembocar en el camino hormigonado que lleva a la ermita. [8] Enseguida se encuentra el oratorio de Sant Joan Petit. Se continúa por el camino hormigonado hasta encontrar, al poco, en una vuelta, a la derecha, un sendero que sube a la ermita y que permite ahorrar un buen tramo del camino para vehículos.[9]

Desde Sant Joan del Codolar, para volver a Albarca, se sigue de nuevo el camino de la Llisera que sale detrás de la casa de la ermitaña, donde también se encuentra una fuente. [10] Se pasa junto a una pequeña área de picnic y se sigue el camino hasta encontrar el cuello del camino real y después del de los Hostalets.